...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

viernes, 3 de noviembre de 2017

nuevaestrellaenelcielo


aterriza la duda en la mandíbula
presionando los dientes como muros
marea corta cielo roto
parecen milagros a veces mis luces

miércoles, 27 de septiembre de 2017

: acuífero


el soplido del hombro
atesorado en mi garganta
como una romántica alegoría 
del cielo aplastándome

él en mi rodilla
se desplaza
como un dolor ajeno

habitación azul piano verano
volver nunca fue tan fácil


viernes, 14 de abril de 2017

huérfano:


el episodio del mar
más abajo que yo
y la memoria del
huérfano, desastre.

no hay luz
debajo del árbol
en la carretera sin fin
saluda el tiempo
en su arca
llena de infinito
y vacío, espacio.

la mirada del
que fue pájaro
delatada en la calzada
destino y distancia
destino de qué
distancia de qué
la calma del aire
el llanto en el mar.

el episodio del mar
mas abajo que yo,
el huérfano.

miércoles, 12 de abril de 2017

entretecho :


arranqué las horas y volví a oscuras
—la noche nunca estuvo tan viva—

miércoles, 29 de marzo de 2017

fuga :


Pintura: Paul Delvaux - La alegría de vivir (1937)


en fuga en dirección al encuentro
el cielo abraza la emoción muda del viaje
impacientes pájaros bajan de mi cabeza
mas yo perplejo en el reflejo de mi espejo

cuan azul hay en el cielo
y yo sin estrellas en la boca
el milagroso cuerpo de mi alma
se ha quedado alimentando hormigas

se ha ido el esplendor del horizonte
y la agonizada belleza del tiempo
como si de poesía me tratara
sólo en silencio no-puedo-ser ave
   

domingo, 26 de marzo de 2017

sobre el ser :

como un acto poético
se deconstruye mi casa
en un verde parecido a mi bosque

las ballenas de mi miedo ya están dialogando
sobre lluvias y paraíso
¿acaso no hay tiempo para las nomenclaturas?
¿acaso no hay espacio en el músculo para la flor?

mutiladas han salido las gaviotas de mi mar
buscando la respuesta del rocío,
                                                                                pues,
la huella del desconocido se nutre también de la muerte.

I


inerme la luz descansa para los iluminados
parecida al mar se funde en mi alma
el vuelo del pájaro no tiene espacio en la luna
no hay suficiente fragilidad en la flor
                                               del pensamiento.


miércoles, 26 de octubre de 2016

infértil :

sutura

de viaje con mis demonios
hacia la huella pétrea de la madera
debajo del follaje de mis neuronas
descansa el ser sin luz sin luna

jadeantes se asoman
las catedrales del insomnio
imploran el reflejo sin espejo
mas abajo del mar está el océano

¿qué necesita el ahora?
¿acaso ser como la orilla de un lago infértil?
al loco sólo le basta con imagenería
suturar la arteria quebrada de una calle

la tarde se me presenta con colores
allá arriba, en las ciudades aéreas,
y yo, mi ciudad, y yo,
¿cómo me veo yo? la-ciudad-y-yo,
ante la ciudad profunda de esta calle.

viernes, 26 de agosto de 2016

amplitud :

















me hundiré
como quién se hunde en su niñez
en el juego y en la fiesta

en la primavera
junto a las flores incrustadas del otoño

me hundiré
en mi desierto colapsado de texturas
donde los huevos de las aves se endurecen
                                               ahí me hundiré
en las inmaculadas estrellas
en la aurora arenada

me hundiré,
como quién se hunde en su vejez
en el juego y en la fiesta,

donde se petrifican los cuerpos
y se geometriza el aire por las tardes
tengo cierto rechazo a las coincidencias,
al encuentro casual del sol con la noche
del mar y la roca y su choque rabioso
le temo a no temerle a nada
a lo vertiginoso a la lágrima de risa
a la risa de la risa
le temo a la brisa oscura en el día
al edificio
a la nomenclatura de egos
al bostezo antes del almuerzo
temo algún día no saber encontrarme
temo alguna noche no temerle a la enfermedad
al tiempo plantado y suspendido en el espacio

quiero morirme temiéndole a la muerte
con mi respiración al límite
arraigado siempre al camino al vuelo,
a mi condición de no saber ser ave.