...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

viernes, 15 de mayo de 2020

Ruta

bajo el movimiento de las hojas del árbol de la espera,
la mañana busca el sombrero de la duda.
amalgamados se llenan de nidos los pájaros
 en el vacío de mi pecho
como en una melodía de aleteos aéreos

nuevamente el hambre de los dioses carroñeros,
como verdaderos cíclopes se han adueñado de la siembra sentimental,

acaso los astros han secado las lágrimas del sauce?


miércoles, 25 de diciembre de 2019

a mi costumbre enajenada
su jauría de perros le han robado
por algún sol quebrajado
la rutina en los píe he perdido

¿qué hay en el horizonte extendido?
mas está la pena
buceando como pez en el océano.

viernes, 22 de noviembre de 2019

monumento a la calle :



como en una larga espera
largo lago de aguacero
heme aquí sin estación
rondando cual ventisquera

están dormitando los elevados
como murciélagos de témpano
sin palabra no hay ecuación
limitados han derribado las fronteras

quisiera la muerte resucitar
los llantos amordazados del fondo blanco
las maderas han invadido las hormigas
de las estatuas petrificadas en la hoguera

va caminando el loco sin su bandera
como roja seda una comarca anárquica,
los ciegos, la pregunta por la esencia;
heme aquí al borde del borde de la acera.


sábado, 26 de octubre de 2019

edén enfermo:



en medio de los buitres
han florecido los verdaderos hambrientos,
los seres deformados en un trono desenfocado,
chocantes —a destiempo— desde templos apolíneos.

flores con cara de angustia
han caído en la batalla de la risa.

el panadero ha incendiado la alameda profunda.
emergen un montón de garrapatas en busca de sus perros.

no hay grieta más negra que la de la angustia
en una parada de bus existencialista,
donde las palabras se quedan atascadas en cuchillos;
donde la tarde se queda atascada entre edificios.

revienta el grito por los vidrios
del habitáculo del hombre

han vuelto a confluir los ríos en las calles
en una búsqueda cosmogónica de los agónicos,
en una búsqueda de las parábolas orgánicas de los árboles.

no hay suficiente espacio para el grito,
un poco más de universo para los desposeídos.



sábado, 28 de julio de 2018

heme aquí la niebla:


el patio mojado 
y el martes nocturno 
se parece más aún a mi pena
ojos abisales
y voz temblorosa

las puertas de la casa se pintan 
de un humo detenido

recuerdo en la casa junto al crujir de la escalera
como un ave embalsamado en la cima de tu montaña

la casa verde otra vez, y tú esperándola crecer por dentro.
dicen que tenemos el mismo movimiento
célula por célula, 
a de ene con olor a seguridad y gusto inseguro
tes desteñida y pie ondulado;

¿habremos nosotros dibujado tu paisaje en la lejanía?
¿en qué parte de esta historia nos dejaste detenidos?

los ríos serenos te ven andando
por tu amado bosque marino Tocopilla
la plaza nocturna y la playa roja

nuevamente la luna llena
y el humo se detiene.
la casa aún sigue tu tiempo.
ni pena ni miedo, pues te conozco
reconozco tu patio húmedo y las plantas,
el drama del piano que no existe,
la voz de Janis y la cebolla iracunda.

heme aquí la noche invocándote como un loco
en la habitación donde pasan los ríos de la corta historia,
con poemas, aeroplanos estáticos,
fútbol forzado patos de parques petrificados.

heme aquí la niebla,
entrando nuevamente a mi tiempo
intercambiando aves entre dimensiones.




miércoles, 21 de febrero de 2018

sentiment nouveau :

Lejanía


se están apareando las flores
en el cementerio de la duda
hoy las grandes olas han vuelto
a tener ese olor a neurona vencida


con raciocinio puro la mañana se adentra en mi balcón
mas mi mirada y mi cigarrillo otra vez con respuestas sin preguntas


dos y media y la mañana sigue intacta detrás del cerro
sin decisión sin espacio sin tiempo

desnudo con una raíz en el ombligo
los perros arañando mi corteza,
otra vez los semáforos en rojo

explosiones,
puertas entreabiertas ventilando sensaciones,
la mañana nauseabundeando las bocas dormidas,
sin pan tostado el té hirviendo,


nueva mañana encendida en los muros.

sábado, 9 de diciembre de 2017

lúmina :


el último rayo sobre Salvador Allende;
transversal la calle hacia el mar:
la tarde,
como un espejo en el cielo

intento condensar el aire
de mi estómago
—torbellino azul como mi boca—
se desmorona la acera
por donde transitan mis átomos

no hay vínculo entre lleno y vacío
se deshicieron las horas
mas sólo queda espacio,
y el centro,
mi otro omnipotente
ha bajado desde más abajo
poseyéndome.

estoy totalmente oscuro,

como la luna.




viernes, 3 de noviembre de 2017

nuevaestrellaenelcielo


aterriza la duda en la mandíbula
presionando los dientes como muros
marea corta cielo roto
parecen milagros a veces mis luces

miércoles, 27 de septiembre de 2017

: acuífero


el soplido del hombro
atesorado en mi garganta
como una romántica alegoría 
del cielo aplastándome

él en mi rodilla
se desplaza
como un dolor ajeno

habitación azul piano verano
volver nunca fue tan fácil


viernes, 14 de abril de 2017

huérfano:


el episodio del mar
más abajo que yo
y la memoria del
huérfano, desastre.

no hay luz
debajo del árbol
en la carretera sin fin
saluda el tiempo
en su arca
llena de infinito
y vacío, espacio.

la mirada del
que fue pájaro
delatada en la calzada
destino y distancia
destino de qué
distancia de qué
la calma del aire
el llanto en el mar.

el episodio del mar
mas abajo que yo,
el huérfano.