...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

miércoles, 28 de enero de 2009

Shock de aposento:


El proceso de una mirada
Está en que siempre será recordada.
Sino, piensa en cuando ella murió,
Viste su difunto ataúd,
Ella resistió,
Mientras reías frente a su salud.
Caballos –corren- sin prisa,
La gloria permanece manuscrita.
El cuaderno cierra capítulos,
Y tu mirada aun no es recordada,
Continúas sin resistirlo,
Y el sonido se ha de quedar sin habla,
Y la voz sigue, -persiste en el viento-
Y el aposento,
El aposento cayó sin aliento.
Caballos –corren- sin prisa.
Y tú aun allí,
Sin razonar,
Aun preguntas acerca del frenesí,
Sin razonar,
No te atreves a analizar.
El cielo, mi atmósfera,
Tu cráneo convertido en esfera,
Sin hielo, ni fuego,
Sin aguas, ni de tu estúpido ego.

3 comentarios:

Papel amnésico dijo...

cuando esperas algo... y no lo encuentras en aquel, te sientes decepcionado, ese mismo Shock de reacciones incapaces de llenar el alma.

Cuídate Ricardo.

Inés dijo...

Hola CromoSome,

Lo único que perdura son las letras, miradas y voces escritas, sentidas, contadas, narradas, inmortalizadas, resistiendonos a nosotros mismos, al tiempo.

un beso,
gracias por tu visita y palabras, vuelve cuando quieras yo te estaré esperando.

Mercedes dijo...

Pasaba a devolverte la visita y me he quedado impresionada por tus extraordinarios escritos.

No cierres la puerta: pasaré de nuevo.

Un saludo!