...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

miércoles, 16 de febrero de 2011

La cabidad del miedo :


La vida de los cuervos se me hace presente
Como un soplido de arena
Dibujando sonrisas y recuerdos.
El sol receloso absorbe problemas,
El mundo se inclina sobre
Dos gotas de agua
Y mi cuerpo cae
Sobre el dulce
Purgatorio de las moscas.

No caben más dudas en mi oído
Y no pienso
Más que en mi vida
Y en mis miedos azules.

La aurora ha cubierto
Los árboles de velas
Alumbrando el camino de los seres.
Las calles,
Mis calles se encuentran
Hablando de mis pasos
Y las ventanas y las casas
Tiemblan al verme.
Los ojos caídos envueltos en cristales
Hacen contacto sublime
Con las espermas de los árboles.

Voy caminando y el sol
Se disfraza de satélite.
Mi ojo derecho se ha cubierto de arañas;
El otro sigue vivo,
Parpadeante y amistoso.

Las casas abortan mariposas de fuego,
Los árboles, el viento, la arena
Se embravecen con el roce
De las almas y los pensamientos.

La razón se enfurece
Y mi cuerpo no soporta
Las páginas sonámbulas de la existencia.

Cómo quisiera que el cielo
Se equilibrara con mi mente
Y mis miedos,
Y mi fuerza,
Y mi músculo indeciso,
Se hicieran enredadera
Entre los crepúsculos
Mentirosos de la tarde!

Cómo quisiera.
Cómo quisiera que el alma
Existiese entre úteros
Y respiraciones.
Cómo quisiera…


Fotografía : Misha Gordin

3 comentarios:

Celeste Buendía dijo...

que profundidad

fgiucich dijo...

Un alma confusa que toca fondo. Abrazos.

Anna Bahena. dijo...

esas son las palabras de los miedos azules...
Genial.

Un abrazo.
Anna.