...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

lunes, 20 de septiembre de 2010

Ceniceros de Agua


Vi flores esta vez,

mucha flores que cantaban la suciedad de mi espíritu.

Vi un cordón traslúcido que unía mi voz con la de muchos.

Vi lo que nunca he logrado ver,

Aunque de alguna manera vi, pero al revés.

Vi la luna más redonda que nunca,

y candelabros que rozaban nubes y las líneas

incorruptas de mi frente.

Ahora veo mi desnudez hablándole a la nada

Narrándole cómo es que oran los arcángeles

Y las fugases estrellas que corren desesperadas.

La noche ha pasado por los campos del tiempo,

por habitaciones de vitalistas pecadores ,

por la desesperada simetría del pensamiento.

Vi ceniceros de agua rebalsarse de frivolidad,

Resfriarse de espanto y lujuria;

Viendo cómo la frente del agua iba siendo

Humedecida,

Junto a la poderosa substancia de la memoria

y de la mente

Vi ceniceros de agua, otra vez rebalsarse.

Y estaba yo, vomitándole a la nada.

1 comentario:

saltar del tren dijo...

"Vi ceniceros de agua, otra vez rebalsarse.
Y estaba yo, vomitándole a la nada."
Una manera muy poética de expresar la tristeza.
Un abrazo!