...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

jueves, 27 de mayo de 2010

Mi ciencia


He aterrizado sobre perlas ardiendo en llamas. No lo sé.
He cubierto mi piel con la sangre de los árboles,
Con la sabiduría en mi orejas. No lo sé.
Siento pérdida en mis cabellos,
Un tanto de electricidad en mis zapatos. No lo sé.

He conversado con humanos;
Con tonos agudos y que van más allá de una voz.
He sentido la extraña sensación de una mañana,
Y de un más allá, también, —pero sigo sin saber qué es.

Me estoy desnudando, no sé porqué, pero me siento bien así.
Estoy ordenando cosas; tangibles y también las que no lo son,
Y cómo no, también las que no existen.
Estoy deshojando flores, alterando la naturaleza,
Mordiendo los cordones de mi cordura, pero aún así,
No lo sé.

Mis ventanas han dejado de ser cuadradas,
Mi cabello luce corto, y mis labios se han agigantado, No lo sé.
El camino a mi memoria, el camino de mi lágrima hoy
Se encuentra en lugares desconocidos, no logro encontrarlos.
Mi pequeñez se hace insoportable,
El aroma de este campo degolla paredes, y llantos.

Aterrizo un instante en un ala solitaria,
Me siento en su bello plumaje que no puedo acariciar,
No sé por qué.
Veo mis manos como nadan con mariposas,
Veo, toco, miro..., y mucho más, – ¿porqué?, No lo sé.

Estoy cohabitando siendo un alma vaga;
Repleta de bichos en el rostro, sin voz,
Conquistadora, pero muda.
He sido el héroe para la naturaleza,
Para lo infinito…, pero no lo sé.
He sostenido velas, espíritus,
Íntimas calles
Donde gritan murciélagos sin dientes.

Estoy inmerso con almas enamoradas,
Con flores en la cabeza,
Con labios de cristal amordazado.

No logro verme.

Soy la imaginación de muchos,
También soy la sangre que corre por mis sesos;
Que corre sobre Cristo, y su mundo.

3 comentarios:

fgiucich dijo...

Esa fantástica necesidad que tenemos de todos de contemplar al mundo que nos rodea. Un texto que exhala imaginación por los cuatro costados. Abrazos.

Ismael U. V. dijo...

!Que gran poesía!
Atravesando el surrealismo de tus palabras se llegan a ver en el paisaje esas imágenes, que son muy reales, muy repletas de intensidad y vibra, yo digo que has conseguido saber bastante.
Genial!
Shalom

Rayuela dijo...

saber que se es la imaginación de otros,tal vez sea verse...
tal vez sea saber...
no lo sé

excelente!
besos*