...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

lunes, 19 de abril de 2010

Los Sentidos no se pueden dividir:


Me acuesto y siento, más bien pienso, qué pasaría si de pronto todo se disminuyera. Las cortinas en todo su contorno serían encogidas en su más íntima costura. Al mismo tiempo, el aire se asfixiaría y el fuego se humedecería. Vería mis manos sin mis uñas y mi cabeza sin mis cabellos.

Vería tantas cosas que a la vez no vería nada. Pues ya siquiera logro ver mis ojos.

4 comentarios:

Rayuela dijo...

me recordaste la gran obra de Roa Bastos, "Contravida"...un hombre que se inicia muriendo y termina naciendo.

renacer
para volver
a
ver,
con todos
tus
sentidos

mil besos*

Ismael U. V. dijo...

Me gusta, es como la idea de perder la gravedad.
"Vería tantas cosas que a la vez no vería nada"
Es la perfecta cosa por decir.
Salu2

sebastian amaru dijo...

Me recuerda a algunos sueños que a veces me invaden, relacionados con la claustrofobia, creo que la detesto, es tan asfixiante, ni siquiera alcanzo a ver mis manos, y sin ellas no seria nada. Por eso mismo también creo que "los sentidos no se pueden dividir".

saludos cromosome.

fgiucich dijo...

Una tésis muy interesante. Abrazos.