...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

domingo, 21 de marzo de 2010

Quiet :

Respiro,
Respiro la tarde verde cambiante,
Como un camino dócil, marchito en su estructura.

Observo,
Observo la luna flotar y cimentar fosforescente contra los astros,
Y le veo efímera que canta y respira, se ahoga y observa…
La luna está callada.



Temo del que camina lento y corre,
Del que salta y quiebra el suelo,
Y lo repara y le besa.
Temo de aquél que sostiene el cielo,
Que abre mares suplicando entender
El infierno con las nubes,
Los arcángeles, y las constelaciones
Sosteniéndose de las ramas del alma;
Impermeable lucero
De sentidos flotantes,
De un sol prófugo sin sus halos,
De un arco iris delirando,
Y un río desnudo, inhumano.

Temo de los enanos pensamientos
Que respiran universos,
Y los destruyen
Sofocando el vacío.
Disparan, disparan
Hilos y se fugan los males y mis ojos,
Disparan contra cabezas
Deshuesadas,
Híbridas sin órganos, demolidas.

Temo del que calla, respira, y observa.

4 comentarios:

Rayuela dijo...

temor del que calla?
respira?
observa?

temor
al que
acecha?

el
pensamiento
acecha?


mil besos*

fgiucich dijo...

Pura poesía, amigo mío. Abrazos.

Ismael U. V. dijo...

Como para no temerle! Que gran poesia! Que gran talento!
Me alegro de pasar a leerte.
Salu2

La tua cantante. dijo...

¿Y a que se debe tanto temor?