...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

jueves, 10 de septiembre de 2009

Caos :


Idilio Atómico. Salvador Dalí

Deambulando por los rincones más acuáticos de esta ciudad, respiro el aroma más difuso de la naturaleza misma; el hedor a caminos ondeados y sucumbidos de pasados herméticos, el aroma a violetas caídas y vencidas por las lágrimas del sol, el hombre del rostro de león, y la mujer gata que pisa su cola sangrienta y agrietada por las ratas de su mente. Veo la casa que crió mi sien, el ventilador que desmenuzó mi boca en tiempos de vehemencias; veo el alma de la mujer alarmada por su embarazo fúnebre, veo la nube que cubre mi pieza, y el torbellino que mezcla placenta y relojes de arena que estallan fulgorosos.

Caballos de flores tocan el piano de la sala, desmigajan las teclas de la luna que cubre su velo desnudo; la tela se eleva, se excita, flota y se evapora… se han abiertos los cielos que cubrían la nebulosa de espigas; qué bello es ver renacer el frenesí de sus alientos, y ver al fin el ciclón ya desvanecido que florece desde el infinito más fugitivo.

Como caleidoscopio veo el campo que refriega su polen en mi cara, veo también el tiempo que se volatiliza en la tela de cebra que cubren mis pies planos. Mis dientes de casa se quiebran como el vidrio que tapa los ojos del viejo lento, se seca como espantapájaros; como la niña que dibuja rayuelas en el lago encantado de su infancia… esta vez el cielo se nubla ¿vendrá otra vez el salvador?, ¿o son simplemente los elefantes que se asoman?

La tarde esta cálida y mis brazos comienzan a secarse; devotas las psicodélicas ancianas comienzan a invitarme a la misa que se avecina en el templo, pues ya es tarde y la luna sobrepuesta está, pues el sexo nace junto al sol, y me obligan otra vez.

Ya estoy sentado en la iglesia de fétido velo.

Él está ahí, negro y fulminante, saca de su bolsillo la sonrisa y lee libros padeciendo como vaca culta tener brazos cortos. Siquiera sabe leer, se enreda y vomita verbos por doquier, la gente le teme, pero se enmudece hipnotizada. La gente estornuda y él no para de equivocarse; león encantado de frívolas flores infernales.

Ha dado término al acto, siendo ésta vez, la única que mira ojo a ojo a sus “fieles oyentes”. Teatral y asombrado da cúlmine a la etérea ceremonia; pues cuando alza la vista ve que todos duermen. Plasmático quiebra las lágrimas de su rostro, nace el sueño sobre mariposas de púrpura fina, abre sus ojos minerales y pestañea una y otra vez, pues no hay caso… todos habíamos muerto.

La voz tóxica saborea el templo. Los ronquidos somnolientos de la muerte rompen vidrios esta vez. Se quiebra la madera plástica de la casa, los dientes comienzan a caer, los cabellos, la piel, los ojos;



¡él nos ha matado!

9 comentarios:

La sonrisa de Hiperión dijo...

Pasé a echar un ratito de lectura y ver tus recomendaciones... Me encuentro con este caos que me ha ha hecho dar vueltas sobre mi mismo...

Saludos!

Carmen Molins dijo...

Sabes???? es genial, tu si eres genial
besos y amor mucho
je

sedemiuqse

Rayuela dijo...

Bravo,bravo,bravo! No me canso de gritar:bravo!!!!
Estallé en el caos, sobrevolé tu acuática ciudad,y lo ví todo desde tus alturas! (y me sentí nombrada,por un instante)


Y... "Él está ahí, negro y fulminante, saca de su bolsillo la sonrisa y lee libros padeciendo como vaca culta tener brazos cortos. Siquiera sabe leer, ...." es monumental!


Genial,Cromosome!
Mil besos!

fgiucich dijo...

Un caos muy creativo. Abrazos.

Caco dijo...

"La tarde esta cálida y mis brazos comienzan a secarse; devotas las psicodélicas ancianas comienzan a invitarme a la misa que se avecina en el templo, pues ya es tarde y la luna sobrepuesta está, pues el sexo nace junto al sol, y me obligan otra vez."

Hace falta reconocer un poquito de caos es nuestras existencias.

Saludos, un abrazo!

JuanSe... dijo...

wow!!! excelenticimo... bravisimo!! no se, no esperaba ese final... le diste el giro de una espectacular manera y manejaste una armonía digna de una melodía lúgubre de bach, donde podes sentir que el mismisimo protagonista de un requiem sos vos...

un abrazo y excelente escrito...

Psicodélica dijo...

Caótico, como Dalí:)

Leonel dijo...

Excelentee...

lunaazul dijo...

Magnífico, sobrecogedor, yo también te aplaudo.

Un gran beso.