...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

domingo, 19 de abril de 2009

Misiva Congelada :


Debo disculparme tras no poder respirar la esencia de mi propio pañuelo, disculparme con el cosmos tras no poder hablarle a esos labios tan profundos de nubes rojo pasión, disculpa a mis infantes tan fastuosos tras su propia transparencia mutua y fugaz. El universo entero, sé que me perdonará al no poder comunicar esta noticia en voz con la luz infinita, lo lamento tanto, pero la naturaleza le entregará esta misiva, si es que este nefasto letargo traerá respuesta, o a lo menos, un pequeño hálito de fragancia hidrógena.

Lo que sé, es que estoy trabajando a todo pulmón, para traer nuevos bronquios y manufacturar nuevas estructuras para poder besarte, te extraño, necesito, necesito danzar con tus cabellos grasientos, y tu sudor tan congestionado a azahar dulce y amargo a la vez, te extraño. Necesito y recuerdo el emblema gris que capturamos tras correr con pasto húmedo y cristalizado por la nieve, deseo no perder estos años, décadas, siglos que me quedan junto a tus brazos. Al menos quiero cortar la esencia de embriaguez, y despertar en los polos de tu cuello, saborear ese cristal tan arsénico que brota tras tu espalda.

Los humanos aquí son tan disímiles; heterogéneos en su propia retaguardia. Insisto, te necesito más que al agua, aire, tierra, necesito tus componentes invisibles a la laguna putrefacta, no más… te necesito más que nunca, no quiero recorrer el túnel lumínico y sensible a mi debilidad. Rescátame, dame un trozo de tu mano, aprieta el rasguño, saturemos junto nuestra entraña perdida, encontremos la respuesta a esta malicia de coma nefasto.

-¿Estas ahí?- quiero tu aliento como respuesta, dame una señal como auxilio, dame tu esencia durmiente para no sufrir la explosión de resignación. Estoy seguro de que me quisiste mas que una luna y muelle lleno, construimos nuestras coplas y trasformamos eclipses en risas contagiosas, ¿me ayudaras?, necesito tu auxilio, ¿me ayudaras?... ¿estás siempre allí?, no te oigo, ¿Sigues allí?, ¡Responde carajo!

Algún día necesitaras tanto nuestras manos,
Dios quiera que nunca auxilies tanto,
Para que la quimera no se pudra, y las
Flores crezcan normales,
Quizás nunca me escuches, pero yo
Siempre veré tu papel de cántico satírico,
Siempre miraré a la mujer que siempre segó mi ciénaga
De céfiros tergiversados.

Adiós, te quiero y te quise…
ahora entraré en el túnel que nunca supe sostener.

6 comentarios:

Rayuela dijo...

Es este uno de los tantos momentos en que agregar aquí un apenas indicio de palabra es cometer sacrilegio.
(También por el Guernica)

Un abrazo!

lunaazul dijo...

quiero tu aliento como respuesta...creo que es la frase que lo impregna todo y estoy de acuerdo con Rayuela, shhh...silencio.

Besos poeta, grande, grande.

Psicodélica dijo...

¡No podías haber elegido mejor imagen!
Tantas personas diferentes, tantas perspectivas, tantos MUNDOS.

un beso.

CeLeS! dijo...

Gritos al cielo como en Guernica, ser fragmentado, desgarro, amor y soledad.


Qué escritor!
Aplausos!

Nandiú. dijo...

No quiero tornarme repetitiva.
Pero de verdad, admiro y me encanta como escribes. ¡Tantas frases, tantas palabras TAN bien hiladas! Todo tan conexo...
Definitivamente, tu blog es uno de mis favoritosaunque suene tan "vendido", por decirlo de alguna manera.

En fin, Que estés bien. (:

rodri dijo...

Feliz día del libro y las letras, compañero.
Gracias por seguir en este vuelo
de palabras que nos une en el aire
de la literatura y la vida.
Besos versos rosas y alcances.