...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

jueves, 26 de marzo de 2009

Túnel :


Quién anda ahí.
Acaso las rocas son sombras de estiércol,
La desesperación ataca el suspiro que vuela
En cilindros de sangre putrefacta,
Se siente la atmosfera y nebulosa saliva
Cristalizada y desabrida,
Desconfiada y fragmentada.
El túnel está aun tan lejos,
Alcanzarlo a glorias y rezos cínicos,
Hipocresía; estalla mi boca,
Es tan aniquilante esta parsimonia,
La rotunda fragancia nueva
Llega en blancos colores,
De luz sin horizonte,
Y risas rocosas que caen sobre aquél.
Se cierra.
Mis ojos corren inadecuados,
Corrompo las rocas,
Se muelen. Idiotas han quebrado mi cabeza.
La sangre desvanece,
La calle está tranquila,
Ha de morir la luz,
Ha de retroceder el nirvana.

3 comentarios:

JuanSe... dijo...

uy!!! Hipocresía; Estalla mi boca... que Frase chico!!! y el final el mejor... a veces sentimos como todos esos momentos de extasis se van desvaneciendo en nuestros ojos, y nos van desesperando...

un abrazo

lunaazul dijo...

Un poema que hace pensar, te felicito.
Besos.

Rayuela dijo...

Nada se alcanza con rezos hipócritas, dejemos el túnel,tal vez sea mejor que esté lejos, así nos da tiempo a desvanecer a los idiotas quebradores de cabezas.
Y ha de volver el nirvana...


Excelente!