...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

martes, 31 de marzo de 2009

Pleamares Perdidos :


Y corría ella con cara de asombro. Buscó entre su ropa la cara musitada de sonrisas plásticas, donde el viento era fuerte a su cabello café terroso. Cubrieron efímeros edificios con la nebulosa desde la costa, los ojos se abrían; aun la risa estaba en proceso.
Sus brazos cayeron, buscaba la salida, laberinto de palabras; ciénaga de olvido, abismo, y estragos de acéfalos térreos. Los árboles me hablan de ironía, ¿Estamos produciendo viento y relámpagos?, el fuego ha quebrado las leyes del silencio. Ella se ha olvidado de su mente, anda en busca de sus pies, cicatriza, muele, restringe su propia estirpe por su cara; busca respuesta, está en su pelo, grasoso y gris, en su boca está la respuesta.
Reída recorta sus cabellos, en sincronía piensa en los cortes, revienta el cielo. Revienta el cielo que está revolviendo mareas y mareos que hablan de simples monotonías y lacrimosas salivas de olvido, ¿Esta subyugada? Sí, mientras piensa es sus cortes.


La tormenta busca un simple espacio
En unísonos y moradas,
Su pelo ha caído por completo,
Su áspera risa transformó palabras
De árboles en completos rocíos,
Su cabello Gris ha rejuvenecido,
Ha resbalado el fragmento,
Antes de la sincronía con sus pies,
Mientras sus pies musitan;
Los edificios han desvanecido.
Él ha llegado, Y la
Marea a muerto.

3 comentarios:

Rayuela dijo...

Olvidarse de sí mismo para reencontrarse en el otro?En Él? En sí mismo? Es imprescindible que el cielo reviente.


Genial,
te dejo un beso.

lunaazul dijo...

Mientras piensa es sus cortes....la metamorfosis y el renacer en el otro. Bellisimo!!!!!!!!!!!!

Un beso enorme.

CeLeS! dijo...

Agregar una palabra sería sacrilegio, entonces aplaudo y callo.