...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

lunes, 9 de febrero de 2009

Inecuacional



Ahora;
Esa pobre moza camina desolada,
Quisiera ella llevar en su espalda,
Cuán espada arcoirisada
Que vuela sobre crepúsculos;
Y destiñe celestinos de musgos.



En la carretera tropieza –Era su magma-. Los caminos a obscuras son de inconveniencia racional. Sus témpanos derriten la saliva de su boca, que más quisiera ella, volar como hojas de invierno, y recorrer toda su anterior vida, que succiona con heladas tempestades su retórica mente sin siembra. Ahora allí está, derrochando neuronas. La aurora está cada vez más cálida, sus alas rompen minerales invisibles, sin habla, y sin henificación. No puede surgir su transformación, la entidad del azahar es precoz a su mentalidad fracturada de inocencia. Aún se le hace imposible razonar de modo inminente, mientras su viento está flojo, quedará navegar hacía el oeste. El viento, la brisa no lo es todo, su fracción de pétalos es una esencia nostálgica que no debe quebrantar cuan cabello rasurado. Sin embargo, sí he de metamorfosear una hilera de seda selvática llena de entrañas soñolientas, y cultivar nuevos caminos, para así vociferar la arena sedienta, y áspera espesura que me retorna sin que yo lo dedique, sino, que vuelven como tierra recién secada.




Como autores de nuestra propia vida, debemos crear –también- nuestra propia existencia.

3 comentarios:

JuanSe... dijo...

huy hermano... no había pasado por acá porque estaba trabajando... pero ahora que lo leo... me sorprende... en serio... tenes mucha razon en eso de que debemos hacer nuestra propia existencia... a veces es mejor hacerlo que quedarnos esperando... lanzarnos al vacío sin importar las consecuencias...

un abrazo... seguí escribiendo y yo te sigo leyendo!!

rayuela dijo...

Desde mi nostalgica fracción de pétalos,vuelo sobre los crepúsculos de tu historia y la observo desde la altura de mis alas, desciendo suvemente sobre ella,vuelvo a elevarme, y por fin, desde mi este bajo para dejarte un beso por haberme dejado disfrutar de tan preciosas letras.

Mercedes dijo...

Te he leído y he sufrido una descarga emocional. No creo que sea grave; al contrario. Me parece que ha sido muy beneficiosa para mi existencia...

Un saludo!