...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

jueves, 9 de junio de 2016

embarcaciones:

aparecen inundadas mis construcciones
embriagadas en una indecisión metafísica,
en una espera entre hoja y otoño  

inmensidad
en una orilla enroscada de mi lago
me esperan las horas enmarcadas en un escena
de ríos y ventrículos veloces de llanto y ruido

aquí dentro. otra vez.
se funde la indecisión del recorrido;
el de la esquina roja del encuentro neuronal

sin miedo al parque y a los niños
se sumen los semáforos incoloros en el cielo
abriendo camino a la inocente reflexión del navegante

vértebras sentimentales de psicóticos guardabosques
han incendiado nuevamente el paraíso de los sublimes
¿acaso la inmensidad no cabe en mis recorridos?
la calle me encierra cual circunferencia
óculo, ¿pertenezco a la ventana?

el ojo infinito
me ha embarcado en mis paisajes infinitos