...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

martes, 9 de abril de 2013

de mente ;

Enloalto

solemos ser hombre
y no solemos
nuestra vida oscila 
entre estos dos límites


y porqué no 
R 
mujer

)el cuerpo no existe, al menos, en este espacio(

1 comentario:

Jorge Ampuero dijo...

Somos el cuerpo que no existe.

Saludos.