...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

domingo, 4 de octubre de 2009

Ave



(Dedicado al mejor coleccionista de aves.)
Eduardo...

Conocimos la cima hablando de nuestros sueños
De cuadernos y papeles quemados,
Rasguñamos fronteras literarias y navegamos sobre nuestros
Gustos infinitos.
Lírica voz de internodios efímeros, nos sepultamos
Boquiabiertos al ver el alma desde las profundidades,
Referimos a nuestras cúbicas manos y quebramos
La posibilidad de morir separados.

Amistad es técnicamente una palabra desoladora,
Púrpura y colágena nos reseca la mirada,
Nos permite indagar sobre pómulos de acero sostenible;
Fuerte y tenaz a marejadas de pensamientos furiosos…
Nuestras montañas llenas de minas de fuertes resonadas
Nos gritan fuerte y prohíben nuestro aplastamiento,
Imposible a la vez, pues hay veces en que la
Misma naturaleza nos blinda un espasmo invisible.

Suspicaces caminamos como espantapájaros desviando
Malas lenguas que se enredan al criticarnos,
Pues trituran su saliva, y se envenenan con sus dientes.
Es más grave el grito de amistad, que la pasividad de una mentira.
Caminamos y sin tropezar nos caemos,
Siempre nuestra risa espanta aves que se posan a picotear
Los espectros de mi voz fulminante, y la tuya el ruido preciso
Que resbala por los puentes de nuestro equilibrio,
Inefablemente destruido.

Respiramos afilamientos de memorias,
Alejamos las tinieblas siempre al punto de la explosión,
La niebla mi mejor consejera, compasiva
Siempre evade las miradas que la conservan,
Pues este grito es demasiado extático,
Fulmina entre los hondos alerces de escarlata refinada,
Bien conservada, muy degradada en las puertas de justa
Hermosa composición de esperanza…

Nuestra compañera perfecta.

10 comentarios:

Rayuela dijo...

Son los
sueños
la niebla
la esperanza
que aletean
cual
A
V
E
S
golpean
misienes
y
estallan
las
pa
la
bras
en
mis
o
j
o
s*

Gracias a su amistad,querido Cromosome,
tus letras y las de Eduardo van creciendo día a día.

Mil besos!

Eduardo dijo...

“Nos arrodillamos frente a una cruz trebolada, compartiendo nuestros hombros, pues la noche cae y los sueños son su mejor compañía.”

Un fragmento de mi escrito que resuena…, de un viaje y una historia. Así mismo veo en el tuyo letras fuertes, veo pasajes de nuestras vidas, la cudreza de nuestra equivocación. Pues ahora las letras dominan nuestro corazón, el arte nos inunda y los horizontes mentales se posan viles en nuestro cuerpo, entonces te digo;

“Que no anochezca en nuestros corazones, que nuestros proyectos sean una textual explosión… , de los brazos y lenguas juntos, de las palabras y los versos”.

Para mi una amistad perfilada, una amistad que soporta rocíos y viles intenciones, viles como un escupitajo pútrido…, sabes a lo que me refiero.

Cuídate amigo, ahora solo caminemos hacia adelante; con la esperanza y la locura.

sebastian amaru dijo...

Es así una marejada de pensamientos, una lírica indeleble que resuena in crescendo que demuestra la más pura e intangible frontera literaria para finalmente mostrar las profundidades del alma.

cromosome viene de ti esa hermosa composición de esperanza.

un abrazo.

Ismael U. V. dijo...

Muy bueno! Parece has estado inspirado, me ha encantado este posteo! Un abrazo hermano!
Un gusto pasar a leerte!

Caco dijo...

Que hermoso... es un alivio saber que existen este tipo de relaciones, tan profundas, tan intensas.

Un abrazo.

Angus dijo...

Qué exquisito poema!.

fgiucich dijo...

La amistad inmersa en un mar de ensoñaciones. Abrazos.

Mercedes dijo...

Siempre es una delicia disfrutar de la belleza de tus poesías y del contenido que encierran...

Un saludo!

Logan y Lory dijo...

Uno puede quedarse extasiado por durante largo tiempo asimilando y repasando cada uno de estos líricos párrafos, en esa marea desbordante que tu prosa desparrama por los rincones del alma, la tuya y los que te leemos.

Es un lujo tu narrativa, y la de Eduardo.

Un abrazo, de dos, para ambos.

Jud dijo...

Qué sinceras son las palabras cuando se escriben de verdad... me encantó <3