...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

martes, 10 de marzo de 2009

Contrición Paciente


Sabes, es difícil practicar una muerte viva. Sepultar las lágrimas que cayeron algún día, rodear las esperanzas que subrayamos y contagiamos de alegrías, pasado, pasado… es pasado. Crear la simpleza a común vista, y reducir sentidos sin más pestañarle al viento sublime que se posa en las miradas ajenas.
Es Difícil.
Más ver el cubo que maltrataste durante siglos agónicos, y que sin prestigios está velado por el viento y murciélagos silvestres, quizás cuervos andinos. Se me hace tan triste sepultar el odio, las interrogaciones y las serenatas a obscuras. Las frases quimeras son productos de añicos de oro, y de risas contagiosas; lacrimosos desalientos y mugrosos rasguños sin polaridades amoniacas. Es difícil borrar la marca que queda en mi diabetes crónica como tragedia de mis actos, pero de qué sirve detener la noción de mi cuerpo, si es el pasado quien me atormenta éste invierno tangente; y por más decir, ésta zozobra constante y que no se detiene con espasmos ficticios.
Ahora Caminando por la calles, navego con mi vaso de agua y pulso Parkinson, acompaño mi culpas y las ilumino con promesas rotas, y sonrisas irónicas; Así moriré con mi diabetes y los automóviles chocantes al cambio de la gravedad, y al cambio de mi prótesis lógica demente… Es Difícil.

2 comentarios:

Rayuela dijo...

Es difícil no caminar las letras que me llaman desde el otro lado de rocas heladas y pasos en zozobra.
Es difícil no esperar por nuevas palabras, día tras día.
Camino mis calles,esperando nuevos estallidos.

lunaazul dijo...

Para tí es fácil la palabra el verso, que importa que lo demás no lo sea ya tienes un don.
Besos.