...Caigo en mi instinto:

...Caigo en mi instinto:
No lloro, no me lloro. Todo ha de ser así como ha de ser, pero no puedo ver cajones y cajones pasar, pasar, pasar, pasar cada minuto llenos de algo, rellenos de algo, no puedo ver todavía caliente la sangre en los cajones. Gonzalo Rojas, Contra la Muerte

viernes, 24 de octubre de 2008

Saeglópur:

Una primavera esperaba a la niña disociada por sus cuerdas cortadas en su boca.El laberinto era precoz, su saliva caía sin desprecio, una mirada fugitiva, una vestimenta sin asombro, pero sin escombros. Su realidad era absoluta, la evidencia estaba en su andar; vestir. Lucia su bufanda transparente al océano en su patio, solía jugar siempre con sus muñecas de porcelana, su estadía era vespertina en las calles de ‘Hafssól’. Vivía con sus dos padres, ancianos ya, pero siempre ella atenta, aprendió a darle gusto, esencia a su vida sacrificada. La frecuencia aniquilaba cada paso que daba, sus iracundos zapatos de charol eran abstractos a la tierra en su jardín, comedor, living y dormitorio.Su casa rodeada de humildad, día tras día, aventuraba junto a sus gallinas en el unísono, su océano se hacía cada vez más imaginario, mientras su atardecer de niebla era cada vez mas corto.Gustaba ‘conversar’ con sus amigas; Sharon y Tarja, sus conejas. Jamás nunca salía a pasear, su casa quedaba en los cerros de ‘Saeglópur’, cuidad la cual vivía. Una Tarde más, donde sus años pasaban los veinte y nueve; sus entrañas y nerviosismo aumentaron aun más, al ver caer sus cuadros, sus muebles poco barnizados, (puesto a que el único barniz que se apreciaba era la humedad). Era el infierno de su vida; El terremoto del 1745. Volaban los escombros de Saeglópur, su horizonte se veía repercutir, su cama desaparecía; convirtiéndose en simples polillas albinas, su almohada hereditaria era explotada, sus plumas vencidas eran molidas por la velocidad sísmica; mientras que sus ácaros disfrutaban la libertad precisas, excepto algunos que eran aplastados por rocas y vigas tiradas en el suelo. Ella sollozando en un rincón asimilaba todo, pero había olvidado un detalle imprescindible; sus Padres. Corrió hacia su habitación, quedaba a la izquierda, casi en el fondo de la casulla. Estaban tirados en velocidad todavía, los velocíferos corrían, mientras ella se tiraba cobre el suelo rocoso, y el sismo se había detenido para calmar la paz. Suena el reloj, la siete de la tarde.
Todo quedaba tirado, ella y sin nadie en su lado. Pronto ella logra recapitular todo, de forma madura, aun sin hablar a nadie. Pero se da cuenta, que no había perdido todo, quedaban aun, un dúo de personas muy queridas por ella, sus únicas amigas; Sharon y Tarja. De pronto ella murmuraba de forma sigilosa, y abrasaba su grueso pelaje de coneja siamesa, cuando de prontos cae agua del tendedero, era la lluvia que dejaba todo en su lugar, reacciona ella al nitrógeno, y el oxigeno devuelve a sus narices el puro aire de Saeglópur. Una semana transcurrida ella por necesidad e instinto obviamente humano, decide salir a comprar un poco de leche, para hacer una cena con Sharon y Tarja. Por un momento ve la realidad en fracción de segundo, queda impresionada. Siente por primera vez, los gozoso tonos agudos entrar por sus tímpanos color rosa, sus orejas tan diminutas y raramente trigueñas. La armonía que separa el andar, con el murmurar de señoras conversando y susurrándole a ella; desabridamente.La MUDA queda en completo shock, no conocía la realidad en frecuencia con su casa. Se había dado cuenta que el mundo le esperaba un inmenso ocaso, que su instinto humano le enseñaba los pasos a profundidad, y la vainilla resbalaba con presteza por su falda de terciopelo, obsequiada por su abuela; la MUDA de Saeglópur. Hoy en el 1789, La MUDA de Saeglópur Enseña el hermoso y complicado idioma Islandés en la iracunda y ferrosa calle de Hafssól, en el mismo cuartucho, en la misma casa, y con las mismas personas (para ella), animales para nosotros; que vieron morir a sus desfasaos y enfermos Padre MUDOS.

Saeglópur: Perdido en el mar (Islandés)
Hafssól: Sol de Mar (Islandés)

1 comentario:

Papel amnésico dijo...

sabes, me identifico con esto
de hace mucho tiempo con Saeglópur :)... sobre todo cuando mencionas lo de 'la muda' ... lo personalizo pero al máximo.

así es Sigur.